4 tipos de obstáculos al emprender: dificultades, problemas, dilemas y qué hacer

Dificultades, problemas, dilemas y paradojas son los 4 tipos de obstáculos al emprender. ¿Qué son? ¿Cómo los atravieso?

Hace tiempo escribí un artículo en infoautónomos (magnífico lugar para estar al día y encontrar herramientas muy pensadas para el mundo freelance) sobre los 4 tipos de obstáculos al emprender y las soluciones que cada uno requiere.

En este post voy a comentarlos, y al final del mismo voy a añadir otra práctica que los engloba a todos y que es fundamental para llegar a destino.

Empezamos por aprender a identificar qué hay, qué se interpone entre lo que ocurre realmente y mi objetivo (empresarial o no) para, después, poder actuar lo más efectivamente posible.

4 tipos de obstáculos en el camino:

Aunque puedan haber muchas maneras de trabajar con ellos, en este escrito enfoco los 4 tipos de obstáculos al emprendedor desde sus soluciones.

1.  Dificultades

¿Te has encontrado alguna vez diciéndote: “…es que tengo que…pero…”?

En ese caso, probablemente, hay alguna situación que se te repite y te incomoda. Además, sabes como solucionarlo. Pero, ¡ay, amigo!, vaya pereza. Este es el obstáculo de nivel más bajo de los 4 tipos de obstáculos al emprender.

Dentro de la palabra pereza incluyo en este caso: pereza, no tengo tiempo, no tengo dinero, ahora me va fatal, no tengo fuerzas, …, y otras similares.

Una vez detectado que aquello a lo que nos enfrentamos es una dificultad y que además tiene solución conocida, se trata de implementar la solución.

Ejemplo Práctico:

“Mi ordenador va muy lento, me temo que tendría que hacerle una revisión”.
Pues eso, si va lento, no sabes solucionarlo y esa lentitud afecta a tu efectividad, toma tu ordenador y ve al técnico adecuado.

2.  Problemas.

¿Te has encontrado alguna vez diciéndote:  “ …tengo que arreglar esto de una vez pero no sé qué puedo hacer…?”

Aquí es cuando tenemos un problema. Algo que entorpece el cotidiano de la empresa y que es obvio que tiene una solución (puesto que con parecidas circunstancias a otras empresas no les ocurre). Vamos a ver como enfocamos este segundo obstáculo de los 4 tipos de obstáculos al emprender.

En este caso necesitamos a alguien competente que abra opciones al “no sé qué puedo hacer”.

Al escuchar esas opciones, quizá aparecen en el pensamiento las pegas (es decir, los diferentes disfraces de la “pereza”). Sin embargo, seguro que ya se puede discernir cuales de esas opciones sí que pueden cambiar o ir a una solución más definitiva de ese obstáculo.

En este punto ya hemos bajado la intensidad del obstáculo de Problema a Dificultad. Ahora, sólo queda implementar.

Ejemplo Práctico:

“… en cualquiera de mis trabajos acabo por tener mal rollo con mis compañeros”.
La  visita a un especialista adecuado te permitirá ver  qué  estrategia haces al relacionarte con tus compañeros. Seguramente también verás por dónde empezar a cambiar esa estrategia. Ahora ya estás en la fase dificultad. Sólo queda hacerlo.

3.  Dilemas

En el tercero de los 4 tipos de obstáculos al emprender pasaría algo como: que te encuentras en una encrucijada donde “una opción invalidaría la otra” y no ves claro ninguna de ellas? Se define dilema como una situación en la que es necesario elegir entre dos opciones igualmente buenas o malas.

Puede ser tanto derivado de opciones a elegir para solucionar un tema, como de personas directamente involucradas con opiniones diferentes sobre ese tema.

Los dilemas o se trascienden ( si están referidos a otra persona, por ejemplo, empatizamos ella y su punto de vista, cosa que nos abrirá a posibles soluciones diferentes ) o se vive con ellos aprendiendo a hacerlo de modo que no frenen nuestras acciones. Normalmente ponen ponen en juego nuestros valores.

Un dilema implica que las dos opciones son  básicamente igual de buenas o malas.

Ejemplo de hace unos años: ‘sé que -mi socio- no me dice todo lo que sabe, pero también es verdad completamente comprometido con la misión’

Aquí el dilema era si forzar a poner toda la información al descubierto o no.

La clienta comprendió que el tema era la profunda diferencia cultural entre ambos, que la brecha estaba en como entendían los hechos cada uno. También supo que ahora ella podía con-vivir con esa situación, lo cual le dio cierta paz.  La relación siguió siendo complicada externamente, pero a nivel interno podía tomar sus decisiones sin vivirlo tan mal. Completaron totalmente su iniciativa que en este caso era un de ámbito social.

Para llegar a este punto tengo que tener claro que realmente estoy en dilema y no que estoy en una duda.

La duda es un freno, impide la acción porque en el fondo fondo, creo que de mis opciones sólo una es la buena y quiero acertar. Cosa que no es cierto, y aunque intelectualmente tú también lo sabes, hay que darse cuenta que todas son buenas y malas, pero una más que otra.

4.  Paradojas.

Una paradoja es una situación que desafía el sentido común y da como resultado una situación imposible. Es algo que parece que es verdad cuando en realidad no lo es.

Aquí se trata de detectarla  y saber que desde esa formulación paradójica no lo vamos a resolver. Se requiere un nuevo planteamiento.

Es el típico ‘todos los hombres mienten’. Hay que cambiar el enunciado pues con ese no podemos encontrar la solución porque no puede ser verdad.

Cómo perseverar a pesar de los obstáculos:

¿Pues sabes cómo?, manteniendo el foco en el objetivo final. Un obstáculo lo es porque se interpone ante algo que querías. Bien, si de verdad lo quieres, mantén allí el foco a la vez que ahora incluyes el obstáculo y trabajas para solucionarlo.

Fácilmente puede ocurrir que:

“me está costando mucho arrancar mi proyecto, mi economía es muy precaria, y ahora… va y me llega una inspección con resultado de multa p.e. de hacienda, o de protección de datos, o de sanidad, o de…!!!!”,

y podría pensar

“basta, esto es una señal!. Plego y me busco un trabajo asalariada. Se acabó!”

Pero si veo mi foco:

“yo quiero ser una terapeuta y atender y ayudar a personas y familias con enfermedades crónicas!. Puedo hacerlo. Me gusta. Tengo herramientas!”,

entonces me he de plantear para qué me ha venido esa inspección y modificar lo que convenga.

Nada más por hoy. Muchas gracias por leer, por estar cerca..

Te leo en los comentarios. Me encantan y me sirven.

¡Ah! y si crees que podría ser útil para otras personas, comparte. Eso es participar en el bien común.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This