Hay un propósito de vida?

Hace unos días ofrecíamos con el equipo de ‘Manifesting From Source‘ un encuentro para ‘escuchar el propósito’.

Mientras iba emergiendo el contenido de ese encuentro, en un proceso de co-creación, y tras asignarme yo la parte de conexión, apareció en mí la pregunta…¿y si no hubiera propósito? ¿quien dice que hay un propósito de vida? ¿porqué uno y no más de uno? y otras similares.

Más o menos al mismo tiempo, una de mis colegas me envió el vídeo que hay más abajo y algunas músicas para uno de los elementos del método que estamos desarrollando.

Al escucharlas llegaron dos nuevos recursos y con todo ello se crea un camino interior que te comparto en este post.

1. ¿CAMINO? ¿VIAJE?

Muchas veces a nivel metafórico se nos cuenta, aprendemos y compartimos que la vida es un viaje. Implícito en el viaje hay un camino, una ruta, que nos lleva de A (nacimiento, se supone) a B (muerte, se supone).

Y hasta aquí, y desde aquí va pasando o la vamos viviendo. Algunas personas la viven más que otras.

La palabra ‘más’ en este contexto significa que la exploran más, tanto interiormente (con nuestra mente y en el espacio interior al que ella nos puede llevar) como exteriormente (con nuestra mente pero tomando lo que los sentidos físicos hayan ofrecido y ofrezcan).

El camino da una sensación de linealidad y un trazo marcado. Hay un camino y yo lo recorro.

Pero en cuanto al supuesto ‘propósito de vida’ y el camino a recorrer, me inclino mucho por lo que el gran Antonio Machado explicó impecablemente:

Caminante no hay Camino

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

2. ¿ VIAJE O DANZA ?

Alan Watts, entre otras cosas filósofo británico, comentaba en una confe y se han hecho vídeos mil con ello, que la vida es más bien un tema musical que un viaje.

Eso nos permite incluir en el propósito y en la vida muchas más dimensiones y direcciones que te animo a explorar.

¿Hay realmente alguna diferencia entre ir de un sitio a otro y bailar una música?

Si la hay, ¿cuál es para tí?

nota: puedes activar los subtítulos en español en la ruedecita que encuentras justo antes de la palabra youtube, no vienen activados por defecto.

 

3. ¿ PUEDO ELEGIR (Y/O CAMBIAR) MI PIEZA MUSICAL, MI VIDA Y MI(S) PROPÓSITO(S) ?

Siguiendo con la metáfora del camino o la pieza musical, y dándole una vuelta de tuerca más, qué es más fácil de cambiar si no me gusta, ¿el camino o la música?

La idea base es que podemos cambiar siempre.

De hecho, ocurre continuamente queramos o no, lo sepamos o no y nos guste o no. A cada instante. Ni tan siquiera nuestro cuerpo es igual dos instantes seguidos!!!. Una brizna de aire que estaba entrando hace un instante ahora está ya a mitad de camino hacia mis pulmones, mil nuevas están entrando y otras tantas saliendo, y ha cambiado totalmente su composición y forma. Lo sepa yo, o no. Lo vea yo, o no.

Al menos eso dice la ciencia y … sobre todo, la experiencia constatada. Bueno, no sé, voy a asegurarme: ¿tú también notas que el aire que entra es distinto que el que sale, verdad?

Bien pues sin ahondar más en esto del cambio por este post, sí quiero en él mostrar dos herramientas que, según voy aprendiendo a usarlas, me dan una autonomía y libertad con mayúsculas para cambiar de danza cuando la que suena no me gusta.

Recordemos que la realidad es en el fondo mi percepción particular de ella, pero sí, estoy de acuerdo en que vemos el sol prácticamente toda/os ahí arriba y de color amarillo. Con las cosas que tienen color, forma, materia, es más fácil estar de acuerdo. Con los conceptos que no tienen forma es otro tema.

 

Pues bien, puedo hacer dos cosas:

a) explicarme la realidad de maneras que me sean realmente útiles para la vida que quiero vivir (y ojo, aquí, cada una/o tiene sus gustos, nada que objetar), y/o

b) cambiar la realidad física creándola a mi gusto. (lleva un tiempo, claro, en función de lo que quiero cambiar o crear y de mi maestría al respecto)

 

Para ello hay seguramente muchas herramientas útiles pero yo te comparto dos que me maravillan y de las que aún puedes encontrar los recursos orignales y libres en internet:

1) entender el transurfing (lleva su rato y tienes -por ahora- vídeos a disposición para empezar desde cero). Viene a decir que en cada  momento y gracias a mi atención, estoy eligiendo.

2) entender el mensaje de Neville Goddard (que no lleva tanto rato de entender pero increíblemente, en general, cuesta bastante practicar).

En sus escritos, él menciona claramente que la Biblia no se trata de nada de lo que sucedió en la historia, sino que él (Neville) opina que las historias en la Biblia son eventos psicológicos que tienen lugar en todos y cada uno de nosotros. Quizá por eso no puede estar en wikipedia. Escuchando y descodificando cada persona que aparece ahí como un estado de conciencia todo tiene un sentido práctico muy útil. Básicamente Dios  es la imaginación humana,  y la gracia está en imaginar de verdad, lo que significa, sentir cada uno de los detalles como si ya ocurrieran.

 

¿HAY UN PROPÓSITO DE VIDA Y CÓMO LO ENCUENTRO?

No tengo respuesta, pero si hay uno, para mí es aprovecharla.

Y para mí aprovecharla es vivirla y vivir mis decisiones con alegría.

Y para mí vivirla es desenmascarar aquello que me interesa, hacerlo visible a mi conciencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This