La Metáfora del Camino de Santiago, ¿qué he pillado esta vez?

La Metáfora del Camino de Santiago, ¿qué he pillado esta vez?.

Sí. Acabo de hacer por 4º año consecutivo una semana en el Camino de Santiago.

No es nada original, alrededor de 200.000 lo están haciendo los últimos año. Parece que este mes de septiembre, al menos en Castilla, ha sido brutal. Y eso tiene varias consecuencias. La abundancia tiene su cara y su cruz, como todo.

Voy a utilizar el Camino como metáfora en este artículo para hablar sobre eso, sobre la cara y la cruz de la abundancia, y también sobre otras cosas.

– Muchos clientes: genial, ¿no?.

“nunca hemos visto un septiembre igual” “en estas tierras los mejores meses son mayo y septiembre, pero como éste, ni en los años jacobeos”…

– Mucho trabajo para los propietarios o trabajadores de los negocios:

Bueno, pues a falta de trasmitir el tono con el que los hospitaleros, albergueros, restaurantes y bares hacían los comentarios os los cuento. Solían añadir: “no he tenido tiempo ni para acabar el bocadillo aún” o similares.

Algunos cansados pero contentos, la mayoría cansados y no sabría decir si contentos, enfadados o ambas cosas a la vez.

¿Cómo llevas la abundancia de clientes y de trabajo en tu empresa? Quizá te parece que no tienes aún esa suerte, pero vale la pena imaginarla y ver si estarás entre los contentos o entre los enfadados por cansancio

– Overbooking.

Eso significa, en general, que se reserva más de lo que se tiene y algunos clientes se quedan sin el vuelo, el billete o la cama.

A nivel práctico, el propietario hará una buena caja ese día. Pero el peregrino (la peregrina en este caso, yo), ay…. si además no eres de los primeros en llegar y no tuviste la precaución de reservar te quedas sin cama. Y listo.

Muchas veces la abundancia en algo va acompañada de precariedad en otra cosa.

– Plan B: ingenio y creatividad versus planificación

Suerte que ante la precariedad siempre y como mínimo  hay alguna otra una opción. Por lo general, cualquier circunstancia tiene varias alternativas. Según la inspiración o la ofuscación del momento las capateremos o no.

En mi (nuestro) caso, el ingenio a las 6 de la tarde y 32 kms andadaos parece que no daba mucho de sí. Por lo que sólo se nos ocurrió lo obvio: continuar andando al próximo pueblo.

– Crecer: Aprender

Creo que deberían contar los años por lo que hemos aprendido, no por el tiempo que ha pasado desde que nacimos. Así algunos abuelitos aún serían niños de pataleta, y algunos jovencitos podrían dar clases de ética.

Pero en mi caso, el aprendizaje fué más básico. Antes de tomar la decsión de caminar 10 kms más con los pies y piernas ya bastante tocadillos y una suave tormenta que amenzaba, aseguré la cama en el próximo destino. Si no lo hubiera conseguido hubiéramos tenido que crear un plan C. Pero no hizo falta, el próximo destino era Sahagún, un lugar grande.

Que si queremos ir a nuestro aire, que si eso de reservar te quita libertad, que si pitos, que si flautas. Todo tiene un sitio y lugar adecuado. Y la planificación + previsión es una gran herramienta. Si tienes una empresa lo sabes bien.

Y si quieres dormir en una cama donde hay mucha gente con las mismas intenciones que tú, también!.

– ¿Decir o no decir?: Esa es la cuestión.

Quizá a tí te haya pasado también en alguna ocasión que tienes la opción de hacer algo, pero que de entrada no vas a ganar nada en absoluto, aparentemente no te va ni te viene el asunto sobre el que se está ocurriendo intervenir, y además puede ser que acabes recibiendo lo que no quieres. Si tienes la duda, es porque crees que tu acción puede ser útil a alguien y algo te impele a ello, algo íntimo.

Algo así nos ocurrió en una de las etapas. Parece imposible, pero en el páramo castellano, conseguimos en un cruce de caminos ir yo por uno y mi compi por otro. Tonto, pero cierto. Y al cabo de 4 minutos cuando miré hacia atrás y ví que estaba sola (¿habéis leído el libro FIN de David Monteagudo?, ¡pues tuve esa sensación!), grité y grité sin éxito para avisar, el lío ya  había empezado. Hay que decir, como atenuante, que estábamos en una tormeta (no muy gorda, menos mal) y eso lo facilitó.

Cuestión, que un abuelo en una furgo fué quien se encargó de avisar del error y mi compi deshizo sus pasos como pudo y el tema no tuvo más conscuencias que muuuchos ratos de buenas risas. Pero a lo que parece, el abuelo, se lo tomó como algo personal y se lo pensó mucho si dar esa mala noticia de la equivocación o no antes de hacerlo… .

– Lo más signficativo para mí.

Aunque podría escribir muchas más anécdotas, en esta ocasión la más significativa fué ese ir por caminos distintos donde era casi imposible separarnos. Independientemente que me agarre a lo de la lluvia como excusa justificativa, sé que no lo fué. Y es algo que puedo aplicar a otros aspectos:

  • porque cuando cambio de dirección,

¿He avisado a mi equipo?. Me refiero, ¿he avisado de modo que me aseguro que saben de ese cambio de dirección?

  • porque cuando estoy en un equipo,

¿Cómo consigo no enterarme que los demás han ido por otro camino?. Eso sólo es posible si sólo miro hacia mí mismo y no miro a mi alrededor.

  • y finalmente, cuando estoy en una camino distinto del de mi equipo, ¿cómo sé que el mío ese el correcto y no el suyo?

El Camino de Santiago es una magnífica metáfora de la vida, pero sólo si estoy abierta a leerla.

Si lo has hecho y dejas alguna de las cosas que tú hayas captado, me/nos va a encantar leerlo.

Y por supuesto, mil Gracias por leer y formar parte de mi gente y mi empresa.


Finalmente: Si te gustó y te parece, compártelo en las redes sociales, 🙂

Además, para estar al día de nuevos posts, descargas gratis, actividades libres: suscríbete ahora al boletín de noticias y bájate gratis un montón de cosas prácticas.

PD.: Ah! y tienes un descuento del 10% en material de oficina aquí si pones FACE2014.

Hasta pronto!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mentoría 2021

Tú y yo en nuestra media hora exclusiva, y de vez en cuando, también en grupo para practicar con herramientas intuitivas que irás aprendiendo.

  Estamos en marcha ya desde febrero! Toda la información aquí: Programa Especial 2021    

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This