Sobre la soledad

Hace más de años 4 escribía este artículo: cuando un cambio llama, ¿haces caso?

Hoy parece casi inocente ese título después de lo que hemos vivido como humanidad estos meses.

Pero el artículo al final nos lleva a una de las frases más oídas (no sé si escuchadas) de la historia: ‘conócete a tí mismo’ que hoy en día sería ‘conócete a tí misma, a tí mismo’

Ese camino de autoconocimiento es una danza más que un camino?… pero de eso ya he escrito.

A veces, bailamos en soledad.

Soledad

Creo que estaremos de acuerdo en lo raro que hoy manejamos la comunicación.

Se manipula todo, texto, imagen, voz, vídeos (deepfake lo llaman) de un modo cada vez más sofisticado. Ahora ya con hologramas en espacios abiertos aún es más…wow, mucho más ciencia ficción hecha realidad (que claro, tiene su parte ‘golosa’ como ver un concierto ‘en vivo’ en varios lugares a la vez -ésa es la publicidad que hace una compañía de telefonía/internet donde ahora vivo-).

Así que para no añadir más confusión, voy a poner los diferentes significados ‘consensuados’ de la palabra soledad y señalaré sobre cuál de ellos escribo en este artículo.

soledad Del lat. solĭtas, -ātis.

1. f. Carencia voluntaria o involuntaria de compañía.

2. f. Lugar desierto, o tierra no habitada.

3. f. Pesar y melancolía que se sienten por la ausencia, muerte o pérdida de alguien o de algo.

4. f. soleá.

Soledad en el liderazgo tanto sea de un emprendimiento como de un cambio en tu vida

He escuchado en estos años a clientas que están llevando adelante iniciativas que afectan o, a muchas personas (algunos miles al menos), mucho dinero (cerca del millón de euros) o áreas geográficas enormes (la Tierra p.e.), la frase ‘me siento tan sola…’

Sin embargo, podemos preguntarnos: es posible estar sola?

En este mundo, ni aún viviendo una vida asceta lo estaríamos pues siempre hay algo vivo cerca.

Lo que sí es posible es sentirnos solas, como ellas dicen.

El sentimiento que percibo dentro de mí es algo inidividual, es algo que sólo me pertenece a mí, es algo a lo que sólo yo (en situaciones normales) puedo acceder, y por tanto también es algo que sólo yo puedo modificar (ehem… puedo, pero me he de poner!)

Sin ser experta en absoluto en temas de soledad, más allá de mi propia experiencia que no es mucha en este campo, sí quiero aquí compartir la parte que correspondería a la gestión de un cambio.

Cuando alguien se dice esta frase ‘me siento tan sola….’ significa que ya está haciendo algo que realmente es importante para ella y que eso que ya ha hecho ya tiene un resultado muy visible y valioso, y que la persona lo sabe

… lo sabe a ratos, porque las dificultades están siempre ahí y a veces la fuerzas flojean…

La clave: el sentir

Qué parte de mí siente los sentimientos y emociones?

Me refiero a que es una pregunta que podríamos hacernos. Es sólo una pregunta trascendental, filosófica, … o podría/debería ser una pregunta básica?

Independientemente del nombre que le des a esa parte de tí que siente los sentimientos y emociones, espero que estemos de acuerdo en que existe (hay quien la llama alma).

Cuando  te sientes sola, es esa parte la que lo dice.

Y en el fondo, lo que dice esa parte es que se siente insegura, que hay una desconfianza o bien, que ha perdido (despistado por un rato, digamos) una seguridad y confianza que antes tenía.

Y eso siempre se relaciona con personas:

– Las que no hay y según tú tendrían que estar,

– o las que había y ya no están y te gustaría que ellas o lo que ellas aportaban, sí estuviera

– o las que están pero no sientes que suman en tu vida y querrías sentirlo.

Esas personas ‘ausentes’ tanto pueden ser clientes -no ingresas suficiente dinero-, colegas -con la formación complementaria a la tuya para digamos crear tus servicios-, trabajadora/es -que resuelven rápida y eficazmente- por poner algunos ejemplos en el plano profesional.

Bueno, un nuevo aspecto está llamando a tu puerta. Más que otro cambio a lo grande es sencillamente un cambio de actitud.

Actitud

Una manera de afectar a nuestro modo de sentir es cultivar intencionalmente la vida interna de modo que se reestablezca esa confianza y esa seguirdad. Es decir, intencionalmente poner a favor un aspecto de nuestra actitud.

Justamente ese aspecto es la desconexión que te lleva a sentirte sola. Así que tratamos de reconectar.

Primero contigo: A quien echas de menos cuando te dices estoy sola? Cual de las tres áreas mencionadas más arriba? o es alguna otra?. En ese caso, te leo en los comentarios!.

Y ahora, se trata de practicar con honestidad cualquier estrategia que te acerque a sentir a esas personas ausentes. Esa práctica obliga a un cambio de actitud hacia lo que ocurre en tu entorno, y es ese cambio de actitud el que hará que no te sientas sola.

Hay muchos trucos, maneras que puedes investigar para practicarlo y te animo infinito a ello. Si no se te ocurre ninguna, llámame 😉 aunque te dejo por aquí un par de ideas.

Yo últimamente me inspiro mucho en los vídeos de Neville Goddard aunque reconozco que nuestra cultura judeocristiana hace que si no estás muy neutra y decidida no pasarás de los primeros 30 segundos.

Este artículo de mi querida Gloria Mendez también puede ayudarte.

Cada vez hay más información (de la buena desde mi p.v.) que hablan, comparten y muestran que es nuestro creer el que crea nuestra realidad. Pues bien, a ese creer y para facilitar y acortar los recorridos, para darle más fuerza creadora a ese creer, le sumamos el sentir, las sensaciones que sentiríamos si ese creer estuviera ocurriendo.

Luego solo te queda observar las consecuencias :).

 

Y… mil gracias por leerme y compartir!

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This