¿Y si sale mal..? Cuatro “planes B” que lo evitan

¿Qué tal medir cuánto de veras quieres ver hecho realidad tu proyecto?

Aún no has empezado el día a día de tu empresa, tienes un proyecto, y vas a por él. Veamos:

Ahora ya te estás comprometiendo…

¿Te estás comprometiendo? (hagamos un chequeo rápido en 5 pasos):

  • Has explicado tu idea a tu entorno cercano y sí, la han entendido.
  • Estás creando ya algún prototipo o directamente estás ya probando ese producto o servicio que quieres ofrecer.
  • Incluso ya sabes a quien le vas a comentar el tema de la financiación (¿alguna opción más aparte de los bancos?).
  • Has empezado a escribir tu plan de negocio (tú solo o con ayuda, no importa, pero estás de lleno en su redacción).
  • Glops!, presupuesto de ingresos. ¿Quién son tus potenciales clientes y dónde están?. ¿Los tienes ubicados?. ¿Qué te han comentado?. ¿Con cuántos has hablado?.

Ok, sí, has respondido afirmativamente a las 4 primeras preguntas. Vas por buen camino, y ahora es cuando empieza a salir el “demonio” del miedo. (Quizá a ti no te pasa, pero a la mayoría, sí que nos ocurre).

A veces es muy fuerte y paraliza.

Así que más vale verle la cara, hablarle directamente, ver cómo le gusta jugar y tener estrategias a mano. Veamos algunas:

1. Imagina con todo lujo de detalles, un día cotidiano en tu futura empresa a pleno rendimiento. Dedica varios minutos y si tu mente se va de paseo, cuando te das cuenta, vuelves. Cuando acabes, escribe. Piensa también en la promoción (si el mundo no sabe que existes es más difícil que te encuentre).

2. A ver, tu colchón económico. Tienes asegurados tus básicos para los próximos 6 meses, tienes donde comer, donde dormir, ropa…. Tus básicos.
a. Si no es así, tu plan de negocio te muestra que podrás hacer frente a la financiación externa y tus prototipos marcan que sí, que tiene sentido. Así que, no te atascas en esto.
b. Si tu plan de negocio o tus prototipos no te muestra esto, debes hacer YA, AHORA algunas modificaciones.

3. Ya pero…, “la realidad siempre es diferente “. Cierto. Por eso estás alerta y tomas buena nota de todo lo que la realidad te comenta. Haces los ajustes a tiempo. Ésa es la ventaja.

4. Trabajas comprometido, eres claro con tus clientes y proveedores, les preguntas qué necesitan, ofreces un servicio/producto de calidad. Con ello detectas qué ajustes necesitas.


Finalmente:

Y, si te gustó compártelo en las redes sociales o , mejor, déjame un comentario o escríbeme, contesto siempre.

Además, para estar al día de nuevos posts, descargas gratis, actividades libres: suscríbete ahora al boletín de noticias y bájate gratis una hoja para saber tus números básicos. ¿Conoces tus números empresariales?.

Hasta pronto!

Sonia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mentoría 2021

Tú y yo en nuestra media hora exclusiva, y de vez en cuando, también en grupo para practicar con herramientas intuitivas que irás aprendiendo.

  Estamos en marcha ya desde febrero! Toda la información aquí: Programa Especial 2021    

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This